Aceleradoras valencianas miran al MAB como una fórmula para encontrar financiación para sus startups

aceleradoras principalTras prácticamente siete años de la puesta en funcionamiento del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), ahora es el momento en el que más está resonando su actividad tanto por buenas como por malas noticias. Y es que este 2014 ha tenido desastres como el de Gowex pero también éxitos como la salida a cotizar de Only Apartments, una empresa de economía colaborativa de alquiler de apartamentos que recuerda a las startups que vemos en las aceleradoras españolas, pero con un recorrido de diez años que les ha permitido consolidar la empresa. En la Comunitat Valenciana, y concretamente en Valencia, el sector de las aceleradoras se está consolidando y en estos últimos meses están mirando el MAB como una fórmula para encontrar financiación para startups que en algún momento pasaron por sus programas y que han logrado hacerse fuertes con el paso del tiempo. Cabe recordar que algunas de ellas se quedan un pequeño porcentaje de la empresa tras pasar por su programa, por lo que siguen interasadas en que éstas continúen su recorrido hacia el éxito con más liquidez. Pero no solo eso, ya que además el MAB se ha convertido en un modelo de financiación alternativa a mostrar en las aceleraciones para que en unos años los miembros de estas empresas de base tecnológica sepan que es una puerta más a la que llamar. «Yo diría que el MAB es el tercer paso tras las aceleradoras y los business angels», explica Víctor Ruiz, responsable de la oficina valenciana de Qrenta, quiénes guían a las empresas en su salida a este mercado. Aunque se trata de un mercado para empresas de baja capitalización, la exigencia es importante desde el punto de vista financiero, de gestión y del proyecto para las empresas que deciden salir. «El proyecto toma forma en la fase de la aceleradora, luego entra el business angel y cuando éste ya busca su retorno es cuando tiene que aparecer el MAB».  Sin embargo, destaca que el problema en España es que no hay cultura de apoyar a las empresas pequeñas en este sentido. [caption id="attachment_7121" align="alignleft" width="300"]Victor Ruiz, Responsable de QRenta en Valencia Victor Ruiz, Responsable de QRenta en Valencia[/caption] «Desde el punto de vista de renta variable, todo lo que tenga que ver con pymes es lo que más retrasado está», destaca Ruiz. Indica que esto se da por muchos motivos. Por un lado, por desconocimiento a pesar del esfuerzo que los agentes están haciendo. Pero también apunta a la falta de estímulos para que las empresas puedan dar el salto al MAB y que sí se están dando, por ejemplo, con el capital riesgo. De hecho, insiste en que el mercado alternativa bursátil inglés tiene ahora 1.500 empresas, el francés algo menos mientras que español hay algo más de 20. El MAB entraría en el mismo nicho en el que ahora se sitúa el capital riesgo pero de momento no tiene ningún tipo de estímulo en la Comunitat Valenciana, algo que sí ocurre en Madrid, Cataluña o Galicia. Sobre qué tipo de empresas deben fijarse en esta alternativa Ruiz destaca que sean empresas que están empezando a andar en mercados internacionales, que tengan proyectos concretos a los que dirigirse pero que hasta el momento el negocio les haya funcionado bien. En el caso de Qrenta, como acompañante de la compañía en la salida al MAB, tiene en cuenta el valor de la compañía como proyecto, qué es lo que va a hacer, cómo lo está haciendo y qué está haciendo. Al cabo del años se analizan  entre 70 y 80 compañías de las que salen al MAB 1 o 2.  No obstante, destaca que una empresa sale al MAB porque tiene algo diferenciador que hacer respecto a lo que ya hace bien, siempre que tenga sentido. Alrededor de tres millones de euros están las ampliaciones de capital que está realizando las empresas que salen al MAB. «Tú rascas lo que está pasando debajo de estas empresas y es lo que les debería suceder a las pymes españolas», destaca. «Desde el punto de vista de criterio, de abrirse a mercado internacionales, de transparencia». En el caso de Valencia asegura haber encontrado un sector muy profesionalidado con aceleradoras y asociaciones de business angels, entre otros, por lo que creen que han llegado en el momento adecuado para impulsar la entrada en el MAB de algunas de estas empresas. «Cremos que hay un nivel de profesionalidad y no dejamos de ser la cuarta comunidad autónoma en PIB y es en gran parte por las pymes»,descaca. «Tenemos pequeñas empresas con muchas ideas y capacidad de gestión, es el nicho perfecto para buscar fórmulas de financiación alternativa». Insiste en que la banca ya no va a volver a los niveles de financiación de antes a estas empresas porque ya no está en sus planes estratégicos. No solo recalca los beneficios que puede reportar este mercado para las empresas, sino también para los inversores. seguir leyendo la noticia (fuente ValenciaPlaza.com)]]>