“Ahora la prioridad de Carbures es ganar credibilidad, por lo que la compañía deberá ser muy conservadora en sus previsiones”

logo carburesCarbures ha vuelto a cotizar en el mercado después de tres meses de suspensión tras las dudas manifestadas por su auditor, PwC. La primera jornada de vuelta al parqué se ha saldado con una caída superior al 60% que ha llevado a los títulos de los 5,32 a los 1,80 euros. Desde la compañía, su consejero delegado, José María Tarragó, considera que sigue habiendo un proyecto de alto crecimiento, pero entona el mea culpa al asegurar que se ha corrido demasiado a la hora de justificar unas valoraciones y unas expectativas que eran exageradas. En una entrevista concedida a El Confidencial, Tarragó también asegura que ahora la prioridad es ganar credibilidad, por lo que la compañía deberá ser muy conservadora en sus previsiones.

¿El inversor mira con otros ojos a Carbures tres meses después?

La idea de negocio de Carbures es muy buena. Están cambiando los materiales estructurales y Carbures está en el momento oportuno en el lugar oportuno. Esta empresa viene de un spin off de la Universidad de Cádiz y fue lanzada por emprendedores con poca experiencia industrial. Hemos pasado por un purgatorio como consecuencia de todo ello, pero creo que el castigo ha sido muy exagerado por el precedente de Gowex, algo que ha creado mucha incertidumbre y ha puesto en tela de juicio el propio Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Carbures revisión main slider

¿Qué valoración cree que tiene la nueva Carbures a la que se está ajustando el mercado?

Si le soy sincero no estoy muy preocupado por esto porque este es un proyecto de alto crecimiento. Nuestro mayor error ha sido que cuando el mercado empezó a valorar de forma alta a la empresa, hemos tenido cierta obsesión por justificar ese valor. Pero esto es una empresa que, si se hacen los deberes, está destinada a facturar 1.000 millones. El problema es cuándo.

Todo el mundo entiende que, si fabricas piezas para automoción, debes estar entre los cinco líderes del mercado. O Carbures hace millones de piezas o no hace ninguna. Esta compañía tiene los mimbres para ser una compañía grande. No hay vuelta de hoja. ¿Cuánto vale esta empresa? Si las cosas salen como está previsto valdrá lo que se ha proyectado, pero el problema es que no sé cuándo hay que anticiparlo. Lo que más me preocupa es enseñar al inversor cuál es el recorrido real y que, a partir de ahí, decida cuándo invertir y a qué precio.

Y en esas perspectivas, ¿qué tamaño debe tener la empresa?

Carbures sólo puede ser una compañía mediana o grande o no será. No nos podemos quedar en 200 millones de facturación porque eso lo conseguimos sólo con la parte de aeronáutica. La dimensión que hemos cogido y la estructura en la que hemos invertido es para ser un jugador de referencia en este sector.

¿Hasta qué punto seguirá afectando lo ocurrido a las necesidades de financiación existentes?

Es lo que más me preocupa. Pero no la financiación de 2015, sino la del conjunto de todo el proyecto. Porque el crecimiento requiere hacer fábricas en todo el mundo, para lo cual se necesita estabilidad en el valor. Por eso creo que la nueva Carbures debe ser conservadora en las cifras que anuncie. Lo que quiero decir es que lo que vaya a comunicar lo voy a hacer. En todas las previsiones hemos quitado voluntades. Si hablamos ahora de 110 millones para 2015 es porque ya tengo los contratos en la mano.

Yo tenía planes que me permitían el crecimiento de los próximos años. Tengo gastos de ingeniería, pero nada comparable como el industrial. Hay que seguir montando plantas y el desarrollo requiere financiación y ese capital vamos a empezar a buscarlo a partir de 2015. Posiblemente, en cuanto tengamos el nuevo plan de negocio en la mano, no necesitaremos los 180 millones de euros previstos antes y las cifras serán bastante inferiores.

Jose María Tarrago CEO de Carbures
José maría Tarragó, CEO de Carbures

 

Seguir leyendo la noticia en El Confidencial