Análisis: Atrys Health debuta en el MAB

atrysAtrys Health, comenzará a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil el próximo viernes 22 de julio, con una capitalización bursátil de 16,5 millones de euros, fijado tras la ampliación de capital ejecutada por la compañía.

El grupo Atrys presta servicios diagnósticos y tratamientos médicos de excelencia. La empresa combina técnicas de diagnóstico de precisión en anatomía patológica y molecular y de diagnóstico por imagen online, a través de su propia plataforma tecnológica multi-especialidad, con nuevos tratamientos de radioterapia oncológica.

La compañía cerró el ejercicio 2015 con una cifra de negocio de 2,9 millones de euros en España, lo que significó un crecimiento de un 163% respecto el 2014. Esto le permitió registrar un beneficio neto de 1,3 millones de euros.

Previo a su incorporación al parqué alternativo, Atrys ha realizado una emisión de 3.040.541 acciones nuevas por un importe de 4,5 millones de euros. En esta ampliación, sus accionistas han adquirido un compromiso de permanencia de doce meses. Tras esta operación, el grupo de inversión Inveready pasa a controlar el 29% del capital de la compañía, seguido del grupo formado por el equipo científico y gestor, quienes ostentan el 27%. El resto del accionariado está integrado por family office e inversores institucionales.  

La primera inversión de Inveready en Atrys fue en 2012, cuando la compañía estaba valorada en 6,5 millones de euros y facturaba poco más de 1 millón de euros.

El asesor registrado designado por Artrys para llevar a cabo la incorporación es Norgestión, mientras que Andbank e Intermoney son las entidades encargadas de la colocación. Banco Sabadell es el banco agente que actuará también como proveedor de liquidez y Ramón y Cajal Abogados es el asesor legal.

Servicios a terceros e I+D propio

Atrys lleva invertidos más de 12 millones de euros en proyectos de investigación y desarrollo relacionados con el diagnóstico y tratamiento del cáncer, básicamente en dos áreas:

Las actividades de I+D traslacional, que se basan en la colaboración con investigadores académicos para descubrir, desarrollar, validar y perfeccionar aplicaciones que puedan llegar a la práctica clínica (diagnóstico, pronóstico y guía terapéutica) para el abordaje del paciente oncológico de forma personalizada.

Los sistemas de información aplicados a la telemedicina. La experiencia acumulada en telediagnóstico de los últimos años ha permitido a Atrys el desarrollo de plataformas integradas de gestión a distancia del proceso de diagnóstico. Esto incluye desde el propio acto de la prueba diagnóstica hasta la consecuencia asistencial derivada del resultado.

Desde 2012 las ventas de Atrys se han movido entre los 1,2 y los 1,4 millones de euros sin un crecimiento claro. Ha sido con la adquisición del negocio de telemedicina de Ediagnostic que aporta 1,4 millones de ventas proforma en 2015, a partir de cuando Atrys duplicó su cifra de negocio.

Los ingresos de Atrys han procedido históricamente de la línea de servicios diagnósticos (100% en 2013 y 2014). En el ejercicio 2015, con la incorporación al grupo de eDiagnostic, la principal fuente de ingresos ha pasado a ser la telemedicina (50% de los ingresos), seguida de los servicios diagnósticos (46% de los ingresos) y de la radioterapia, actividad que se ha iniciado en el último trimestre de 2015 (4% de la facturación).

El grupo Atrys cuenta con clientes globales líderes en sus respectivos mercados, entre los que destacan cuatro tipos de clientes: Grupos sanitarios privados, como Asisa, IDC Salud (Grupo Quirón) o Grupo Caser. También empresas globales del sector sanitario y farmacéutica, como Astrazeneca y Unilabs. Servicios sanitarios públicos como el Servicio de Sanidad de la Junta de Castilla y León, el Servei Català de Salud de la Generalitat de Catalunya o el Servicio de Salud de Castilla la Mancha. Además de empresas privadas; Endesa, Repsol, Deloitte, Banco Sabadell, etc.

Atrys presenta una estructura común en las empresas biotecnológicas en sus primeros años. Un EBITDA positivo, fruto de la activación de sus gastos relacionados con I+D, y un beneficio neto positivo derivado del reconocimiento de los incentivos fiscales para dichas actividades de innovación, en el activo.

Por contra, el cash flow por operaciones de la compañía es negativo y arroja un promedio de 1,3 millones de pérdidas en los últimos años. Desde 2013, Atrys ha necesitado cubrir unas necesidades de financiación de más de 5,5 millones de euros.

La Deuda Financiera Neta del grupo a finales de 2015 se situó alrededor de los 11 millones de euros, lo que arroja un ratio Ebitda/DFN de 22X. Respecto al patrimonio, la deuda bruta supera amplíamente el 100% del mismo, siendo la mayor parte deuda con las administraciones públicas, en especial el Ministerio de Sanidad de más de 5 millones de euros, además de los préstamos concedidos por los propios socios.