Análisis: Neuron cambia su estrategia para llegar antes al mercado

Neuron Bio ha presentado al mercado su Plan Estratégico para los próximos años con un mensaje claro: Cambiar Valor por tiempo. Sin renunciar a los desarrollos de nuevos fármacos, priorizará aquellas líneas de negocio que aunque puedan generar un valor añadido menor, tengan un time to market más corto. La Biotecnológica no ofrece ninguna proyección a futuro de ingresos o resultados, sólo datos qualitativos, en el nuevo Plan. En cambio en el DAR presentado en el marco de su ampliación de capital se anticipan unos ingresos para 2016 que se acercan a los 1,8 millones de euros, basados sobretodo en el incicio de comercialización de su kit de diagnóstico para Alzheimer, bautizado como «MCIAD TOOL».

En marzo de 2015, Neuron presentó su plan estratégico situando el Desarrollo de fármacos como la parte troncal de su proyecto, bien acompañado por el desarrollo y futura comercialización de herramientas diagnósticas y los servicios de I+D a terceros. Un año después la cotizada del MAB, modifica su estrategia y pone como bandera de su proyecto a las Herramientas Diagnósticas. Uno de los gráficos que incorpora Neuron en su presentación es claro en este sentido:

Imagen1

Por un lado, sin la financiación suficiente el desarrollo de nuevos fármacos va más lento de lo previsto y de hecho la compañía no ha presentado ningún avance significativo en su pipeline y sigue teniendo a la Simvastatina para la Epilepsia como producto con un grado de desarrollo más avanzado, en Fase Clínica I.  Aunque la empresa se ha mostrado muy activa en términos de obtención de patentes y protección de sus avances científicos, por el momento no se ha concretado ningún acuerdo de licencia o codesarrollo con otras compañías farmacéuticas.

Neuron entiende que el foco de las grandes multinacionales farmacéuticas en el ámbito de las enfermedades neurodegenerativas ha cambiado. Los medicamentos lanzados hasta el momento han servido para modular la enfermedad, pero no para diagnosticarla correctamente ni para revertirla. Hasta ahora para licenciar un proyecto a una gran multinacional farmacéutica era necesario avanzar hasta Fase IIa o Fase IIb y apartir de ahí se podía contar con la financiación necesaria para su co-desarrollo y empezar a recibir Down payments (pagos de royalties por adelantado).  El punto de cruce puede trasladarse a etapas más tempranas, como la Fase I. Aún así, aunque la rumurología siempre está ahí, la empresa no ha dado pistas claras de tener una negociación en firme con un partner del sector que garantizase la financiación necesaria para continuar invirtiendo en el desarrollo de los nuevos fármacos como primera prioridad de la empresa. Por el momento no se han anunciado cartas de interés o cartas de intenciones no vinculantes.

Esto implica una inversión adicional muy importante, de varios millones de euros que de momento la empresa no puede aportar ni por la vía del capital, ni seguramente a través de la financiación ajena ( ya está muy apalancada con una deuda cercana a los 20 millones de euros).

De esta manera, por una combinación de estrategia y necesidad, la empresa redoblará sus esfuerzos en la comercialización de su kit de diagnóstico para Alzheimer, el «MCIAD TOOL». Neuron sostiene que su producto, avalado por los estudios realizados hasta la fecha, tiene bastantes ventajas en relación con los productos de la competencia en este campo.

El test de Neuron se realiza mediante un análisis de sangre y está basado en la identificación de una serie de biomarcadores que permite diagnosticar a los pacientes con Alzhéimer. Además de anticipar el progreso de la enfermedad, antes de que aparezcan los signos clínicos de demencia, mejora la eficacia de los actuales métodos, según indica la propia compañía. Se trata de una herramienta no invasiva en comparación con los estándares clínicos de biomarcadores que precisan punciones lumbares; es más barata que las técnicas de imagen habituales (PET) y tiene mayor precisión y mayor simplicidad que las herramientas de diagnóstico en sangre desarrolladas hasta el momento. En resumen un 3 por 1 de una tacada, más eficaz, más económico y mejora la calidad de vida del paciente. Neuron añade además, su amplia experiencia en los últimos años en el desarrollo de herramientas diagnósticas.

En su plan de negocio presenta una comparativa de eficacia versus los resultados de otros estudios de universidades de prestigio, pero no ofrece datos comparativos respecto a empresas que ya han lanzado kits similares. Si buscamos ejemplos de competidores cercanos, Araclon Biotech, fue adquirida en un 51% por el Grupo Grifols en el año 2012. Esta ha invertido varios millones de euros para continuar con el desarrollo de su kit de diagnóstico para el Alzheimer. Araclon ya ofrece el producto para empresas e instituciones que realicen estudios de investigación relacionadas con la enfermedad y lo comercializa a través de la denominación ABtest. La estrategia de Araclon, distinta a la de Neuron, pasa por determinar directamente en sangre los niveles de las proteínas beta-amiloides 40 y 42, aunque se le atribuye a menudo un exceso de falsos positivos.

Recientemente, la compañía noruega Pre-Diagnostics ha anunciado la consecución de 1,5 millones de euros para el desarrollo de su kit de diagnóstico apara Alzheimer entre subvenciones e inversores y espera complementarlo con otros 1,5 millones para lanzar el producto en 2017. Se trata también de un test a partir de un análisis de sangre basado en la detección de la proteína beta-amiloide .

En definitiva, se trata de un mercado enorme y de un gran potencial, donde las grandes compañías farmacéuticas esperan controlar las mejores herramientas de diagnóstico y los medicamentos más punteros. Estas compañías necesitan dar solución a un tipo de enfermedades cada vez más presentes en las sociedades desarrolladas, con una alta tasa de envejecimiento, a la vez que quieren sustituir sus tradicionales blockbusters por productos de más de 1.000 millones de dólares de facturación anual. Esto supone para Neuron también tener mucha competencia enfrente, que a menudo cuenta con mayores recursos financieros y un foco de investigación parecido.

En el Documento de Ampliación de Capital Neuron, indica que tiene previsto alcanzar una cifra de negocios de 1,78 millones de euros en 2016. De estos una gran parte tienen que venir del inicio de la explotación comercial de su herramienta de diagnóstico. Como la propia compañía detalla, «se pretende alcanzar una cuota de mercado de los nuevos diagnósticos que se realicen en España del 1% en el año 2016 hasta el 5% en el año 2020 (el total de nuevos casos diagnosticados en España es de 150.000)». No se incluyen previsiones de ventas para el mercado norteamericano, donde Neuron ha constituido una filial en Massachussets . De esta manera la biotecnológica prevé para el presente año realizar al menos 1.500 tests con su nuevo kit de análisis. Se trata de un auténtico reto en el primer año de comercialización del producto, que a menudo suele ser el más complicado y en el que se debe demostrar todas las ventajas del producto respecto a la competencia.

Imagen1

 

Neuron pone también su foco en la venta de servicios de I+D a terceros como vía rápida de conseguir ingresos. La culminación de la construcción de su sede en Granada, el Edificio llamado «cubo de las ideas», le permitirá a partir del segundo semestre ampliar su oferta de servicios de desarrollo a otras compañías del sector. Neuron segmenta la capacidad del edificio en tres profits center:

PROFIT CENTER 1 (pez cebra): 15 años de experiencia en el modelo, instalaciones únicas y de primer nivel mundial, equipamiento, técnicas, personal y know-how de Neuron Bio. Cartera de clientes multinacionales. Acuerdos con centros de investigación
•PROFIT CENTER 2 (roedor): 20 años de experiencia en el modelo, instalaciones únicas y de primer nivel mundial, equipamiento, técnicas, personal y know-how de Neuron Bio. Cartera de clientes multinacionales. Altos estándares de calidad. Laboratorios especializados de imagen molecular, comportamiento y bioseguridad
•PROFIT CENTER 3 (sala blanca): 15 años de experiencia en cultivos celulares, instalaciones de primer nivel con laboratorio de bioseguridad P2, zona de robotización y microscopía.

Imagen2

Normalmente este tipo de servicios se articulan a través de un contrato de proveedor de servicios continuados de análisis e investigación que se tarifican en función del uso que se haga de las intalaciones y/o personal de la compañía. También se realizan proyectos de desarrollo llave en mano para empresa biofarmacéuticas con un precio cerrado y pago por hitos, pudiendo incluir en alguna ocasión royalties en caso de que el producto o tecnología desarr0llada llegue al mercado de la mano del cliente. Aunque el tiempo de desarrollo y transformación de los servicios en ingresos es mucho más corto y certero en comparación con el desarrollo de nuevos fármacos y dispositivos médicos, pueden pasar bastantes meses o más de un año desde que se realiza el primer contacto hasta que la empresa factura con regularidad al cliente. Es efectivamente un nicho con menos riesgo y con una madurez más corta, pero con mucha más competencia y menor retorno en términos de valor.

Desde que la compañía anunció la ampliación de capital a 1 € por acción (DPS aparte), la cotización ha caído desde los 1,40 € a los 1,18 euros con los que cerró en la jornada de ayer. Neuron obtuvo una calificación de 52,52 puntos sobre 100 en el último rating MAB de Mabia.