Carbures cae finalmente un -66,67% y pierde dos tercios de su valor en Bolsa tras su escándalo contable

logo carburesCarbures se desploma en su regreso a la cotización en Bolsa tras tres meses de suspensión por las dudas sobre sus cuentas. La compañía gaditana especializada en la fabricación de estructuras de fibra de carbono admitió el viernes que está en pérdidas y no en beneficios, como había declarado hasta ahora. Además, el auditor, PricewaterhouseCoopers, alertó sobre las dudas sobre su viabilidad. Hoy, en su vuelta al mercado, hay una avalancha de órdenes de venta que han hecho caer la acción hasta un 77,8%, aunque luego han recuperado algo de terreno y ha cerrado con un retroceso del 66%.

A las 10 de la mañana había más de 455.000 acciones a la venta por solo 18.961 de compra a un precio de 2,66 euros, que apuraba el margen de caída del 50%. Ante ese desequilibrio, la cotización no había arrancado, por lo que se amplió el rango de fluctuación para permitir una caída superior al 50%. Finalmente, pasadas las 11 de la mañana, las acciones han empezado a cotizar a 1,38 euros, con una caída del 74%. Han repuntado algo hasta 1,53 euros y luego han agudizado su caída hasta marcar un mínimo de 1,18 euros. Después recuperaron algo de terreno, pero aun así al cierre la caída ha sido del 66,17%, hasta 1,80 euros.

La compañía pierde así de un plumazo tres cuartas partes de su valor por su escándalo contable. Es un nuevo susto en un Mercado Alternativo Bursátil (MAB) que ya vivió el hundimiento de Gowex, en un caso mucho más grave de falseamiento de cuentas.

Carbures cerró en octubre su última sesión a un precio de 5,32 euros por acción. El MAB decidió suspender su cotización después de que el nuevo auditor, PwC, expresase dudas sobre sus cuentas. PwC ha auditado las cuentas del primer semestre y ha emitido un informe sin salvedades contables, pero después de que Carbures haya corregido sus cuentas reduciendo su cifra de facturación a menos de la mitad de la que había declarado inicialmente y cambiando a pérdidas de 7,6 millones los beneficios de 11,4 millones inicialmente declarados.

Carbures main slider

El auditor ha forzado que la compañía corrija también las cuentas de 2013. Además, ha expresado dudas sobre “la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento”, puesto que su plan de tesorería depende de aplazamientos de pago y generación de flujos de caja que no están asegurados.

Pese a la drástica corrección de las cuentas, la compañía intentó quitar hierro a la situación: “Carbures sale limpia, ordenada y con las cuentas claras de la catarsis en la que ha estado inmersa desde [que anunció la revisión de sus cuentas] el pasado 8 de octubre”, señaló en una nota de prensa en la que el consejero delegado, José María Tarragó, aseguraba: “Los inversores pueden estar tranquilos“.