¿Cuál es la situación actual de Carbures? Dentro de 2 semanas se publica el Informe de PwC

logo carburesNo es un momento fácil para la compañía Carbures. Las acciones del grupo de tecnología de fibra de carbono se encuentran suspendidas en bolsa desde el 8 de octubre y sus operaciones de financiación también y esto seguirá así hasta dentro de dos semanas, cuando se publique el resultado de la investigación que está realizando PricewáterhouseCoopers (PwC), la firma encargada de la auditoría de la compañía que se prepara para salir al Mercado Continuo y abandonar el MAB. La compañía informa, según fuentes cercanas que “Si tiene que arreglarse algo, se arregla, y que lo están revisando absolutamente todo”. Si la auditora determina finalmente que la compañía ha contabilizado como ingresos los negocios realizados con las tres posibles vinculadas, entonces la compañía se verá obligada a cambiar sus estados financieros de 2013 y el correspondiente a los primeros meses de 2014. Hay que destacar que las entidades a las que se refiere el auditor y que ahora podrían no ser consideradas como terceros, son a su entender su “clúster” tecnológico, las llamadas empresas con las que se mantienen alianzas estratégicas y que participan en la cadena de valor de los mismos productos y servicios que Carbures. En todo caso, si se procede al cambio contable, habrá un impacto significativo en las cuentas de compañía que puede afectar a sus planes, aunque fuentes cercanas a la compañía y conocedoras de la operación han asegurado que esto no detendrá su salida a bolsa al Continuo. Lo cierto, sin embargo, es que el primer impacto sobre los resultados de Carbures será por el lado de los ingresos, en una cifra que se calcula podría llegar a suponer 11,5 millones de euros sobre una facturación de 25 millones de euros, lo que supondrá para la empresa haber registrado unas pérdidas en 2013 de 7,2 millones, tras declarar un beneficio de 1,8 millones. No obstante, desde la compañía aseguran que el perímetro de ingresos de la compañía es de 67 millones de euros, con lo cual es posible hacer frente al cambio contable. Según revelan fuentes de Bolsamanía, en el interior de la compañía la preocupación se centra en el resultado del informe y en las decisiones que se tomarán “de forma interna” para evitar lo que algunos consideran una posible “infección” en la gestión. Lo cierto en todo caso es que la compañía sigue trabajando, aunque sin financiación: el crédito sindicado que tenían previsto recibir por 70 millones de euros ha quedado paralizado, así como la emisión de bonos por 50 millones en la que venían trabajando y la ampliación de capital por 60 millones con un gran fondo de inversión.   Seguir leyendo la notícia                  ]]>