El auditor de Gowex en prisión Díaz Villanueva asegura que el consejo alteraba la cotización de la compañía

volumen indice mab«Ellos han manejado el mercado». Así lo confesó José Antonio Díaz Villanueva a el diario El Mundo en relación a los gestores de Gowex, horas antes de entrar en prisión por no poder pagar la fianza de 200.000 euros que fijó el juez Santiago Pedraz. El que fuera auditor de esta empresa de tecnología durante seis años dejó claro que «como buen comercial», Jenaro García, el fundador de la compañía, «lo inflaba todo». Es más, cuantificó en 600 millones el dinero que llegaron a embolsarse los consejeros «inflando» facturas y contratos para incrementar el precio de la acción. «Era como ir montado en un tigre con una chuleta delante», ironizó el auditor. «Mientras la chuleta siga delante, el tigre sigue corriendo». «Jenaro, que es un buen comunicador, venía y decía que había conseguido en China un contrato con una gran empresa del país, o que alguna entidad bancaria le había concedido un crédito de 100 millones de euros. Las acciones reaccionaban con fuertes subidas a estas noticias y los miembros del consejo de administración, que planifican los posibles movimiento bursátiles, aprovechaban la situación para vender y obtener un beneficio». Así explicó Díaz Villanueva a El Mundo parte de la estrategia que permitió a los directivos de Gowex acumular unas ganancias de hasta 600 millones en Bolsa, valiéndose de las acciones de su propia compañía y a costa de los accionistas. La cifra «es la diferencia entre el 98% del capital que el consejo controlaba en 2008», primer año en el que Díaz Villanueva auditó las cuentas del operador Wi-Fi, y el «cerca del 50% que hoy tienen». Por el camino, la acción «pasó de los 10 céntimos a superar los 26 euros» y la capitalización bursátil -el valor que la compañía tiene para los inversores- llegó a rozar los 1.500 millones. «Estaríamos hablando, por lo tanto, de un negocio de hasta 600 millones», en palabras del auditor, que no descartó, no obstante, que esa cifra sea «mucho mayor» como consecuencia de una probable «compra-venta de acciones continuada en el tiempo». Para asegurar que sus apuestas eran siempre ganadoras, Villanueva no dudó en advertir de que los máximos responsables de Gowex alteraban a su antojo el correcto funcionamiento bursátil. Seguir leyendo la noticia]]>