El fundador de Gowex Jenaro García se querella por calumnias contra el auditor

Jenaro García Jenaro García, ex Ceo de Gowex[/caption] El ex presidente de Gowex, Jenaro García, reaccionó ayer a la entrevista publicada por el diario El Mundo con el auditor de sus cuentas, José Antonio Díaz Villanueva, anunciando una querella por calumnias que será presentada próximamente en los juzgados de la Plaza de Castilla de Madrid. En concreto, el empresario considera que son falsas las dos acusaciones más graves que Díaz Villanueva lanzó contra él en El Mundo: según asegura, ni el operador de Wi-Fi gratuito ganó 600 millones «alterando las reglas del mercado» ni la mujer de García se ha dedicado a «mover fondos sin problema en Sudamérica». El enfrentamiento entre los dos principales imputados a partir de la publicación de este periódico marcará, por tanto, el devenir del procedimiento judicial. El abogado José María de Pablo, que representa a Jenaro García, entiende que el auditor pretende «eludir su responsabilidad» e insistió en que su cliente ya ha reconocido la suya propia cuando confesó ante el juez Santiago Pedraz que llevaba falseando las cuentas de Gowex desde 2006, mediante el sencillo método de crear sociedades sin actividad real, encabezadas por un testaferro, que facturaban servicios ficticios. El letrado repitió, como ya hizo en el juzgado, que ésa ha sido toda la actividad delictiva porque García «no se ha llevado ni un euro». «El auditor no tiene ninguna forma de conocer los hechos a los que se refiere en la entrevista pero, aunque los conociese, son falsos», concluyó De Pablo, que retó a Díaz Villanueva a que aporte datos o documentación que acrediten sus afirmaciones. El auditor del operador de Wi-Fi, que entró ayer en prisión al «no poder pagar» la fianza de 200.000 euros (García sí abonó la suya, de 600.000, que le llegaron desde Luxemburgo), aseguró a este diario que «probablemente» sea «el único auditor firmante que va a hacer las auditorías personalmente» a la empresa. Díaz Villanueva se defendió alegando que él supervisa el trabajo in situ, «no como otros, que lo hacen desde su despacho». «Los informes anuales estaban limpios, no veía ninguna irregularidad, era una contabilidad normal». Díaz Villanueva defendió así su inocencia, en el encuentro que mantuvo con EL MUNDO, en relación a su imputación por los presuntos delitos societarios. Seguir leyendo la noticia]]>