El Gobierno endurece la legislación sobre el MAB dando más competencia a la CNMV y define la "Ley Ascensor" para saltar al Mercado Continuo

Ley ascensor & CNMV principalEl Gobierno español aprobó el viernes una ley para tratar de impulsar la financiación de las pequeñas y medianas empresas(pymes), dependientes del alicaído crédito bancario, con la regulación del ‘crowdfunding‘ o micromecenazgo en Internet. Además, el Ejecutivo confirmó que realizará modificaciones en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde cotizan decenas de pequeñas empresas y que a menudo ha sido señalado como un mercado con una supervisión más relajada que otros de renta variable como el Ibex o el Mercado Continuo. El Gobierno avanzó en julio que endurecería la legislación sobre el MAB, después del escándalo de la empresa de redes wifi Gowex, cuyo presidente reconoció haber falseado las cuentas de la empresa. Entre las decisiones, destacan darle más competencia a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y definir la “ley ascensor” para que las empresas puedan saltar del MAB al Mercado Continuo. Han tenido que pasar casi tres meses desde que estallara el escándalo de Gowex para que el Gobierno actúe. Tal y como adelantó el ministro de Economía, Luis de Guindos, cuando se conoció el fraude de la compañía de wifi, el Gobierno ha aprobado el Proyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, que incluye potenciar el MAB facilitando el salto al Mercado Continuo, así como el papel supervisor de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El Gobierno elimina, por un período transitorio de dos años, la exigencia de la declaración intermedia de gestión (a mitad de semestre) y se permite que las empresas no presenten el segundo informe semestral, que no es exigible por normativa de la Unión Europea. Además, se establece un umbral de capitalización de quinientos millones de euros, a partir del cual las sociedades cuyas acciones cotizan en el MAB han de solicitar la admisión a negociación en un mercado regulado, de modo que quedarán automáticamente vinculadas por las normas de gobierno corporativo y demás requisitos de transparencia propios de este mercado. «Con el objetivo de potenciarlo, se flexibiliza el tránsito desde el MAB hacia la Bolsa de aquellas compañías cuyo desarrollo y crecimiento requiere la cotización en este mercado oficial», dijo el Gobierno en una nota de prensa. Entre otros cambios, se establece un umbral de capitalización de 500 millones de euros para permanecer en el MAB. Si una empresa lo supera deberá solicitar la admisión a negociación en un mercado regulado, por lo que estarán sujetas a las normas de gobierno corporativo y demás requisitos de transparencia propios de los mercados regulados de renta variable. “Este mecanismo de ‘ascensor’ hacía falta y no estaba definido”, opina Javier Flores, el responsable de Análisis de Asociación Europea de Inversores Profesionales (ASINVER), que denunciaba ante la Fiscalía a los implicados en el caso de Gowex antes incluso de que el presidente de la compañía reconociera el fraude. En materia de supervisión de los sistemas multilaterales de negociación, se extiende la responsabilidad que tienen las rectoras de los sistemas multilaterales de negociación, que en el caso del MAB es Bolsas y Mercados (BME). A tal efecto, se amplía la obligación de comunicar a la CNMV cualquier incumplimiento legal que pudiera derivarse de la información de los emisores a la que tienen acceso, y no sólo en materia de abuso de mercado. Para Flores, “estas medidas de supervisión acaban con las lagunas y los puntos ‘ciegos’ en el MAB, dando más competencia a la CNMV (…) Esto prueba la incompetencia e incapacidad que hasta ahora ha demostrado BME para supervisar correctamente el MAB”. Más competencias para la CNMV, pero sin más recursos. El regulador adolece, según su propia presidenta, de falta de recursos. Elvira Rodríguez ha declarado en varias ocasiones que necesita más medios. En este sentido, está pendiente la reforma de la Ley del Mercado de Valores, que pretende dotar de más recursos al regulador. Cambios que están dentro del plan nacional de reformas. Además, otro fleco pendiente en este fortalecimiento del MAB para evitar un segundo Gowex es la Ley de Auditorías. Moncloa asegura que sigue trabajando en ella. De Guindos pretende acabar con los conflictos de intereses entre los auditores.]]>