El MAB cumple 9 años con el 90% de sus ingresos generados por las SICAVS

logo MABEste sábado se cumplen nueve años desde que echase a andar uno de los canales de financiación para empresas que más ha dado que hablar en el último año, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Aunque no fue hasta 2009 cuando comenzó a cotizar la primera compañía, Zinkia, 2006 fue el año elegido para constituirlo oficialmente.

Y es que aunque la cara más visible del MAB sean las empresas cotizadas, también tiene entre sus filas a socimis (sociedades anónimas cotizadas de inversión inmobiliaria), SIL (sociedades de inversión libre), ECR (entidades de capital riesgo) y sicavs (sociedades de inversión de capital variable). Precisamente, éstas últimas, a pesar de ser una de las vértebras menos conocidas, son el gran motor de este mercado, ya que, según apuntan fuentes de BME, “suponen el 90% de los ingresos del MAB”.

Si bien es una tarea ardua saber cuánto ingresa el mercado alternativo, sólo por mantenimiento las sicavs deben pagar entre 455 y 650 euros anuales, por lo que teniendo en cuenta que cotizan 3.244 sociedades, en esta partida el MAB recauda 1,8 millones, aproximadamente. Una cifra que contrasta con lo abonado por las empresas, unos 156.000 euros, las socimis, 18.000 euros o los 7.150 euros de las SIL.

De hecho, atendiendo al volumen de negociación que registró el pasado miércoles el MAB (es el último dato disponible), las compañías cotizadas apenas suponen un 22% del total, mientras que la mayor parte del intercambio de títulos corresponde a las sicavs. Por otro lado, se espera que uno de los vectores de mayor crecimiento este año sean las socimis, ya que se espera el debut de, al menos, quince de las que seis u ocho saltarían al MAB.

En este contexto, que las compañías cotizadas sean las que más visibilidad tienen ha aportado, hasta ahora, más sombras que luces, principalmente por los escándalos protagonizados por firmas como Zinkia o Gowex. Asimismo, “uno de los motivos por los que posiblemente el MAB no ha despegado es por la escasa cobertura que se hace de las compañías que lo integran.

Sin informes, publicaciones, opiniones o recomendaciones sobre un valor, es complicado para un cliente minorista acercarse a este tipo de compañías. La falta de información es un freno importante para los inversores y a su vez para el desarrollo de un mercado con pocos años de vida“, explica Victoria Torre, de Self Bank. A este respecto, quizás uno de los peros más significativos del MAB es su falta de liquidez. Para muestra un botón: la empresa que menos ha movido en los últimos seis meses es Lumar, con 9 euros, mientras que en el Mercado Continuo, el valor que menos dinero ha intercambiado es Bodegas Riojanas con 11.600 euros.

Multiplos main slider

En cuanto al balance de las cotizadas, la mayoría consigue un voto a favor. Másmóvil Ibercom es quien representa la mejor cara, ya que ha logrado cuadruplicar su valor desde que debutó en marzo de 2012. Otras como Altia, Bionaturis o Eurona han conseguido triplicarlo -ver gráfico-. Eso sí, también hay quien ha sufrido un castigo severo como es el caso de Vousse, Ebioss o Euroespes, que han retrocedido desde su debut un 99, un 83,5 y un 82,5%, respectivamente.

Además de sicavs, socimis y entidades de capital riesgo, este mercado está destinado a las empresas de pequeña y mediana capitalización como una fuente de financiación para la expansión de su negocio. “El MAB ofrece ventajas para compañías de reducida capitalización, como una alternativa de acceso a financiación, liquidez para sus acciones y una mayor publicidad que la que tendrían otras compañías de características similares que no estuvieran en el parqué“, explica Victoria Torre.

La primera compañía en dar el salto fue Zinkia. La productora de entretenimiento se estrenó en el mercado alternativo en julio de 2009 y siguiendo su rastro en diciembre de ese año se unió Imaginarium. Al año siguiente se incorporaron Bodaclick o Gowex, entre otras. Las últimas inclusiones han sido las de Only Apartments y Home Meal, en julio y diciembre de 2014, hasta completar un mercado que en estos momentos cuenta con 26 empresas -aunque tres de ellas, Zinkia, Bodaclick y Gowex, están suspendidas de cotización-. A lo largo de estos años ha habido dos exclusiones de este mercado: Grupo Nostrum y Negocio & Estilo de vida.

Pero las luces y las sombras tiñen por igual esta plataforma. En los últimos meses se han sucedido numerosos escándalos con algunas compañías del MAB. Uno de ellos fue el de Zinkia. La compañía creadora de Pocoyó fue suspendida tras presentar el concurso de acreedores, una situación que se mantiene desde abril de 2014. El caso Gowex acaparó grandes espacios de información. Tras un informe de Gotham City Research se descubrió que las cuentas del proveedor de wifi estaban falseadas. El regulador suspendió de cotización a Gowex, que en las dos jornadas previas se dejó más de un 60% (llegó a capitalizar más de 1.900 millones).

La sombra más reciente se cernió en torno a Carbures. BME decidió suspender la cotización del valor ante las dudas manifestadas por la firma de auditoría PwC al revisar sus cuentas, ya que Carbures pretendía dar el salto al Mercado Continuo. Sin embargo, sus títulos sí han vuelto a estar activos en el parqué.

Seguir leyendo la noticia. Fuente elEconomista