El nuevo holding de Eurona

A la antesala de la presentación de resultados, Eurona sorprendió a los inversores con el anuncio de la adquisición de cuatro compañías de golpe. La compañía cierra el primer semestre con la vista fija al cierre del 2016, que servirá para integrar servicios de telefonía 4G, satélite, voz, y la puesta en funcionamiento de franquicias con marca renovada.

El pasado 5 de agosto, Eurona informó en un mismo comunicado de la adquisición de Quantis Global, Hablaya, Sultan Telecom y Stoneworks, por un valor de 43 millones de euros. Las cuatro compañías dirigidas a distintos segmentos de negocio dentro del sector de las telecomunicaciones. Su objetivo será complementar las actividades existentes de Eurona o le darán acceso a nuevos nichos de mercados.

Según los resultados proforma del primer semestre de 2016, estas compañías permitiría incrementar los ingresos del grupo hasta los 79,6 millones de euros. Esto equivaldría a un EBITDA de 3,87 millones de euros. De seguir así, el grupo cerraría el año con unos ingresos proforma de 153,6 millones de euros y un EBITDA de 9,43 millones de euros.

A partir de la adquisición, la nueva imagen del grupo se distribuye en distintos departamentos, como filiales, según la naturaleza de sus actividades: satélite, servicios de telefonía 4G, voz, hotspot, retail. Aunque existen sinergias entre cada una de ellas, se trata de segmentos con una oferta distinta, que se dirigen a distintos tipos de clientes. Para ello, el esfuerzo principal del grupo será saber integrarlos todos ellos.

Eurona Satélite

En el caso específico de la absorción de Quantis Global, le permite a Eurona reforzar su servicio de oferta de datos a través del satélite. “Se trata de un acceso más neto, que da acceso a las regiones remotas”, comenta el director Jaume Sanpera a Mabia. Además, Quantis ya presta servicios en España, además de Marruecos, y distintas regiones de África, con sedes en Madrid y Casablanca. Esto le da un nuevo mercado a la compañía, desde el punto de vista geográfico.

La compra de Sultán por 10,9 millones de euros, permite a Eurona dar oferta de servicios de Voz a través de Internet. Los ingresos estimados de la compañía en 2016 suman más de 80 millones de euros, y permite complementar el segmento de negocio de 4G. El mercado potencial de estos servicios integrados son ciudades pequeñas y medianas, con dificultades de cobertura y descuidadas por los grandes operadores del sector. Lo que se denomina Sanperablue oceans con largo recorrido y buenos márgenes”.

Los servicios de wifi, potenciados con la absorción de Kubi Wireless, toman una nueva forma con la compra de Stonework por un millón de euros, un múltiplo de 3 veces el EBITDA previsto. Entre las características de esta compañía, destacan las herramientas relacionadas con el business intelligence y la seguridad en el cloud. Estas se podrán aplicar en materia de data mining, procedente de los puntos de wifi instalados en aeropuertos, hoteles, estadios…

Finalmente, la integración de Hablaya responde a las necesidades de Eurona de disponer de sitios físicos para la venta de sus servicios. A fecha del comunicado Hablaya contaba con 1.500 puestos fijos. Para los próximos años, también está previsto la apertura de tiendas propias a través de acuerdos de franquícia. La primera tienda piloto ya está en funcionamiento en Castelldefels.

La construcción del “holding” Eurona

Para la construcción de esta expansión, la cotizada en el Mercado Alternativo, necesita recursos financieros que no cuenta entre sus balances. Un total de 30 millones de euros, cuyos rendimientos no se percibirán hasta el año 2018, según las previsiones de la propia empresa.

Desde su incorporación, Eurona ha recurrido anualmente a sus accionistas para financiar su crecimiento, además de emitir deuda en los mercados internacionales. En los últimos tres años, ha ejecutado ampliaciones de capital por un total de 30,6 millones de euros, como se puede observar en el análisis de la empresa.

Esta dependencia de recursos financieros ha permitido al grupo crecer en facturación, a través de la suma de servicios a su oferta como operadora de telecomunicaciones. Pero también le ha servido para acumular pérdidas; un total de 32,17 millones de euros según el balance del primer semestre de 2016. El impacto de sus acciones no se han traducido por el momento en resultados.

La revisión de las previsiones de negocio, en función de las incorporaciones, ha permitido a Eurona ponderar el incierto futuro en comparación con el consolidado pasado. Apenas se consolidó por primera vez los resultados de Kubi a los resultados anuales, en el ejercicio 2015, que la compañía ya vuelve de nuevo con más resultados proforma. En ellos las expectativas de las nuevas incorporaciones imperan por encima del resultado de las actividades en funcionamiento.

En esta ocasión, Eurona no suma una, sino cuatro compañías a la vez. En términos de márgenes, las sinergias sumarían un margen bruto total de 7,1 millones de euros en el período comprendido entre el 2017 y el 2020, equivalente a un 3,6% sobre ventas. Unos ratios limitados, teniendo en cuenta la dimensión del proyecto.

Este es el resultado de acumular cuatro actividades distintas con incertidumbres diferentes. Algunas marcas son complementarias, con ventajas que se perciben a simple vista (voz, satélite…). Pero otros departamentos nuevos representan un reto para Eurona, ya que su área de experiencia está alejada de ellas (data mining, franquicias…). En estos términos, las economías de escala no están garantizadas.

La primera parada para la revisión del “nuevo holding Eurona” será el fin del ejercicio 2016, cuándo se evaluarán si los propósitos para este año se cumplen, o siguen siendo expectativas.