Más de 100 Fondos con exposición a Gowex se verán perjudicados por la mayor estafa del MAB

especulación o inversion en el mab principalEn opinión de elEconomista, toda la vida bursátil de Gowex en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) está ahora bajo sospecha tras reconocer la propia compañía que su ya ex presidente y ex consejero delegado, Jenaro García, ha falseado las cuentas de, al menos, los últimos cuatro años. Pero hasta entonces era una de las compañías españolas de las que más podía enorgullecerse la Marca España. Tecnológica, innovadora, joven y no pasaba mes sin que anunciara algún acuerdo fuera de nuestras fronteras. El número de gowies (como Jenaro llamaba a los que usaban sus redes wifi) no paraba de crecer como también lo hacían los informes favorables a la compañía y la compra de acciones por parte de gestoras no solo españolas, sino también internacionales. De hecho, entre sus accionistas figuran TIAA Cref Investment Management con un 0,70% del capital; CamGestion (del grupo BNP Paribas), con un 0,53%; Ruffer Invesment, con un 0,43%; JP Morgan Chase, con un 0,30%, Santander AM, con un 0,30%; o Vanguard Group, con un 0,27%. Además de otras, ya con menos representación como Allianz Global Investors, Lombard Odier, Credit Agricole, Axa Funds, Blackrock, Espirito Santo o Fidelity. Y en muchos de estos casos esa exposición a Gowex la hacían a través de sus fondos de inversión o planes de pensiones, lo que implica que puede que haya muchos partícipes de fondos que tengan sin saberlo acciones de Gowex en cartera. No en vano, la compañía se había convertido en la niña bonita del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) gracias a sus espectacular revalorización de 2013, cuando se anotó nada menos que un 500 en bolsa, lo que la ha convertido en la compañía del MAB con más fondos entre sus accionistas. De hecho, según los datos de Morningstar, en la actualidad hay más de un centenar de fondos y sicavs que tienen títulos de la tecnológica en su portfolio y muchos de esos fondos y sicavs se venden en España. Una cifra que duplica los 54 fondos y sicavs que la tenían hace apenas seis meses. Por ponderación en cartera, es la sicav Ditrima Inversiones la que más puede verse perjudicada por el fraude en el que se ha convertido Gowex ya que los títulos de la compañía pesan un 13% en su cartera. Una cartera que además, según datos de Morningstar, incluye también otros nombres muy conocidos del MAB como Carbures o World Wide Web Ibercom por lo que de haber efecto arrastre debido a la desconfianza que ha generado Gowex sobre este mercado, podría verse incluso más perjudicada. En fondos, de los accesibles para el inversor español, la gestora Caja España Fondos, la que más había confiado en la firma hasta ahora en manos de Jenaro García ya que tres de sus planes de pensiones, Duero Equilibrio, Duero Acción Europa y Duero Inversión, tenían a cierre de mayo el 3, 2,75 y 2,7% de sus carteras respectivamente invertido en Gowex . Otros productos, sin embargo, sí han conseguido quedarse al margen del desplome de Gowex tras haber optado por la recogida de beneficios durante este año. Es el caso por ejemplo de Metagestión, que tenía una amplia presencia en la compañía a principios de año a través de fondos como Metavalor o Metavalor Internacional, o Banca March, cuyo fondo March Valores tenía en enero un 1,6% de su patrimonio en acciones de Gowex. A este respecto, el director de inversiones, Carlos Andrés, afirmaba la semana pasada al ser preguntado por la compañía que «aunque tuvimos a Gowex en cartera, la vendimos hace tiempo porque llegó un punto que consideramos que su valoración era muy alta». Como ya sucedió con Pescanova, el hecho de que muchos fondos incluyeran a Gowex en cartera no tiene por qué influir demasiado negativamente en la rentabilidad del fondo de inversión o del plan de pensiones. La clave es la diversificación que ambos tipos de productos están obligados a mantener por ley y que no les permite destinar más de un 10% de su cartera a un solo valor. Esto minimiza el impacto que pueda tener en su rentabilidad la suspensión o la quiebra de una compañía ya que aunque sus títulos se valorasen a cero, el impacto en su valor liquidativo sería algo que se podría asumir, si el resto de valores no les dan más sustos.]]>