Medcomtech, más de dos millones en operaciones vinculadas

Medcomtech Operaciones Vinculadas

Del análisis de la categoría “Transparencia” del rating de la empresa de distribución de instrumentos médicos y material ortopédico Medcomtech, se desprende que pagó, entre los años 2012 a 2014, la cantidad de 2.339.650,75 euros a una empresa vinculada llamada Kuntswerke por el concepto “Prestación de Servicios”, según consta en las memorias anuales de los referidos ejercicios.

Según la nota 21 de la presentación de resultados, ambas empresas están administradas por los mismos administradores. En 2014, de los 5,4 millones de euros en gastos de explotación que se gastó la cotizada, a esta última compañía le destinó más de un millón de euros.

Las operaciones vinculadas son aquellas transacciones que realizan dos partes que tienen algún tipo de participación o mismo propietario, directo o indirecto. También es un elemento fundamental para analizar la transparencia de una compañía. Como con otras empresas cotizadas en el Mercado Alternativo Bursátil, Mabia ha realizado en dos ediciones el rating de Medcomtech. Para ello se han estudiado distintos aspectos de la compañía, como la evolución de su negocio o la eficiencia financiera.

Cuando ha llegado el turno de la transparencia, dónde las operaciones vinculadas juegan un papel fundamental, el nombre Kuntswerke, S.L. aparece en varios documentos de la distribuidora de instrumental médico y ortopédico.

Cronológicamente, esta sociedad limitada aparece por primera vez en la nota 22.3 del informe anual del año 2012, correspondiente a “Otra Información Referente al Consejo de Administración”. Según este epígrafe, Kuntswerke tenía como actividad principal la “Fabricación, comercialización y distribución de productos de anestesia” y su administrador principal era Joan Sagalés Mañas, a la vez también director general de Medcomtech y el socio principal.

En este ejercicio, Kuntswerke ya facturó a Medcomtech 448.747,51 euros por el concepto de “prestación de servicios” y también formaba parte del consejo de administración de la cotizada, con el mismo Sagalés como representante.

Con el paso de los años, las actividades industriales de Kuntswerke cambiaron. A partir de 2013 la empresa empezó a figurar en las memorias de Medcomtech como una sociedad cuyas actividades principales eran la “Organización de congresos y eventos y actividades docentes no regladas de carácter médico, así como asesoramiento de carácter técnico y de formación referente a las actividades médicas”.

Kuntswerke, localizada en la Rambla de Catalunya de Barcelona, tenía menos de tres trabajadores en 2013 y facturó 890.459,92 euros a Medcomtech. Este importe representó el 92% de su cifra de negocio total, lo que convertía a la cotizada en el  cliente principal de la sociedad limitada. A pesar de este volumen, la empresa saldó el ejercicio en negativo: con 30 mil euros de pérdidas, después de descontar la suma de los gastos de personal y otros gastos de explotación, que alcanzaban los 961 mil euros.

Los servicios de Kuntswerke a Medcomtech siguieron y en 2014 repitió como proveedor de servicios con una factura de 1.000.443,32 euros. Una cantidad significativa teniendo en cuenta que representaba un 6% de los gastos de explotación e impactaba un 50% en el Ebitda registrado. Medcomtech cerró el año con 574.828,25 euros de beneficio.

En 2015, de momento, Medcomtech ha informado de la evolución de su negocio y de sus estados financieros correspondientes al primer semestre del ejercicio. Estos datos son obligatorios según el reglamento del Mercado Alternativo Bursátil. Aunque la compañía se ha limitado a ofrecer las finanzas del negocio denominado “Iberia” (España y Portugal) y no ha dado más detalles de otras filiales, ni tampoco ha ampliado información sobre qué tipo de transacciones ha ejecutado con las empresas vinculadas.

Durante 2015 y 2016 Mabia ha contactado con Medcomtech en tres ocasiones para disponer de más información que permitiese entender la naturaleza de las operaciones mencionadas y poder elaborar con mayor rigor su análisis de rating, en especial en el apartado de “transparencia y comunicación”. En opinión de los analistas de Mabia, hasta el momento, las explicaciones y argumentos verbales de la compañía no han contribuido a modificar el apartado Transparencia.

Por este motivo el equipo de analistas de Mabia ha visto necesario aplicar una rebaja en la categoría de “Transparencia” del rating. En este análisis no se valora el efecto positivo, o negativo, que puedan tener estas transacciones, pero sí que se penaliza la transparencia de la compañía respecto estos elementos.

Con esta valoración, el grupo de distribución de instrumental clínico desciende 6,3 puntos respecto el rating del pasado mes de junio y su rating queda en los 59,06 puntos en esta segunda edición. Para la elaboración del rating también se han incorporado los últimos resultados de la compañía, la evolución de su negocio principal y las inversiones en nuevos proyectos. Todos los detalles de este análisis de valoración ya están disponibles en el informe de Medcomtech en la página web de Mabia.