Opinión MAB: «Ruido y pausa»

Jacobo Ferrando Qrenta nueva imagen
Jacobo Ferrando, Gestor de Patrimonio Qrenta SA

Opinión MAB por Jacobo Ferrando, Gestor de Patrimonio Qrenta SA

«Ruido mentiroso, Ruido entrometido, Ruido escandaloso, Silencioso ruido. Ruido acomplejado, Ruido introvertido, Ruido del pasado, Descastado ruido. […]Ruido qué me has hecho, Ruido yo no he sido, Ruido insatisfecho, Ruido a qué has venido.» – extracto de la canción «Ruido» de Joaquín Sabina

«El MAB debe cerrar». Sin preámbulos ni divagaciones ni titubeos y con una mirada directa y certera. Con esta sentencia empezó un interesante debate con un empresario la semana pasada. Ante semejante afirmación la única respuesta posible era, ¿por qué?

Más allá de las palabras preocupa ver como uno de los líderes de una empresa que hoy aún es joven y cuya evolución natural debiera llevarla a cotizar tarde o temprano desecha la opción del Alternativo Bursátil. Más aún cuando las decisiones se basan en el ruido. Que sí, amedrenta y da que pensar. el Pero, ¿tanto como para sentenciar lo existente? Creo que no.

Roza la utopía esperar que lo positivo sea viral y que las noticias tanto en los medios escritos como en los telediarios estén llenan de pequeños logros o hazañas del ser humano. Acostumbrados ya al lado oscuro del ser nos quedaríamos asombrados con lo que somos capaces de construir.

Nos toca a los partícipes de cada sector hacer cuanto esté en nuestras manos para que esto sea así y conseguir que la comunicación sea constante. Hay que aportar dosis de sentido común.

De este modo, y siguiendo con la pauta marcada por Juan Carlos en su magnífico post «Tras el invierno llega la primavera«, veamos si el MAB puedo o no ser considerado como una alternativa viable a la financiación tradicional. Así, cabe señalar que el Mercado Alternativo Bursátil ha logrado para las empresas que en él cotizan captar más de 267 millones de euros de nuevos recursos para financiar la expansión, fusión y absorción de otras empresas e intercambios accionariales. Como podemos ver en el siguiente gráfico en el año del ruido es en el que se ha logrado un mayor crecimiento:

tabla 1Fuente:http://circulodeempresarios.org/sites/default/files/noticias/2015/01/los_retos_de_la_financiacion_del_sector_empresarial.pdf

Este es un buen argumento para el ruido positivo pues afianza al MAB como alternativa a la financiación empresarial que, como veremos a continuación, constituye aún una preocupación para las empresas de nuestro país:

tabla 2 Fuente:http://circulodeempresarios.org/sites/default/files/noticias/2015/01/los_retos_de_la_financiacion_del_sector_empresarial.pdf

Prueben a acercarse a las empresas que han conseguido dicha financiación y que les expliquen el impacto de la misma en sus recursos propios y que hitos han podido alcanzar gracias a la inversión propia. La incorporación de valor al MAB es responsabilidad tanto del empresario que decide sacar a cotizar su proyecto como de los actores a los que les confía dicho acompañamiento.

Además de la propuesta de valor de la propia empresa, el empresario tiene que aprovechar la ventaja fiscal que para los inversores tiene que, como veremos a continuación, entre sus requisitos está lo de la permanencia en el accionariado. Es cierto que soy contrario a las permanencias pero aún lo soy más de la especulación y de no ser consecuentes con el riesgo que se asume.

Por lo tanto, otro elemento a sumar al ruido positivo es la deducción en la renta a la que da derecho. A este respecto, mucho se habla de incentivos fiscales para atraer la inversión hacia este mercado. Cualquier medida será bienvenida mientras sea homogénea para todos.

Actualmente, puedo deducirme en mi cuota autonómica hasta un 20% del capital que aporte en una ampliación de capital de una empresa que cotice en el MAB siempre y cuando sea residente fiscal en el mismo lugar en donde tenga domiciliada su sede social la empresa en la que esté invirtiendo. Dicha deducción tiene el máximo de 1o.000€ y he de mantener las acciones, como mínimo, más de dos años (esto es, 2 años y 1 día). Para gozar de la deducción, la inversión no puede exceder del 10% del capital social. Esto es así para Madrid, Catalunya y Aragón. En cambio, en Galicia, la deducción es del 15% (aplicable durante 4 años) y debes mantener la acción, al menos, 3 años (pueden consultar las ventajas fiscales en el siguiente enlace).

Ya tienen otro elemento que analizar cuando quieran fijar su lugar de residencia en base a los impuestos a pagar. Este país da para todo:

tabla 3 Fuente:http://estaticos.expansion.com/opinion/documentosWeb/2014/11/18/tarifa_autonomica.pdf

¿Porqué la deducción tiene que ser sobre la cuota autonómica? ¿Porqué no puede, como la deducción por inversión en start-ups, ser sobre la cuota estatal? ¿Realmente se busca potenciar al MAB? De ser así, mi inversión como ciudadano catalán en una empresa con domicilio social y fiscal en Madrid también debiera darme derecho a dicha deducción.

Mucho me temo que lograr el consenso político para una homogénea eficiencia fiscal roza la quimera y, además, merece capítulo aparte.