PwC duda de la continuidad de Carbures en caso de que la empresa no consiga obtener un flujo de ingresos relevante con su contrato en China

logo carburesCasi tres meses después de quedar suspendida de cotización en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), Carbures ya tiene sobre la mesa el dictamen de su auditor. Este viernes, la compañía gaditana ha emitido un hecho relevante con el análisis elaborado por PwC en el que se indica que la firma tendrá que asumir pérdidas operativas de seis millones de euros frente a las ganancias iniciales de 11,4 millones de euros que había anunciado, correspondientes al primer semestre de 2014.

El último análisis también asesta una severa revisión a las ventas del grupo, que pasan de 41,9 a 20,2 millones entre enero y junio del pasado año, y a los objetivos que, en el apartado de las ventas, pasa de 104 a 58 millones de euros para el conjunto del ejercicio 2014.

Pero el análisis de PwC no se queda ahí. Su auditor hace referencia a la hoja de ruta de Carbures de cara a 2015, que se sostiene a partir del plan de tesorería elaborado por la firma. En estas perspectivas resulta clave el contrato logrado con la empresa china Shenyan Hengrui por el que Carbures espera conseguir más de 97 millones de dólares gracias al desarrollo y venta de lineales fabricados mediante una tecnología de patente propia. Este acuerdo, que incluye estas ventas y la cesión de royalties, está llamado a ser el motor de Carbures para los próximos años y en este punto es donde PwC cree que el cumplimiento del plan de tesorería depende de la “obtención de un volumen relevante de flujos de caja procedentes del acuerdo chino”.

A ojos del auditor, en caso de que éstos no se produzcan, Carbures tendrá que tratar de obtener vías de financiación adicionales. Este punto plantea “incertidumbres que generan dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento“, afirma PwC. A lo largo del mes de diciembre la compañía logró un préstamo de 16 millones de euros con cuatro prestamistas privados, de los cuales 13 millones provienen de un acuerdo firmado con Anangu Grup, máximo accionista del grupo industrial catalán Eurofred, tal y como adelantó El Confidencial. Este crédito, obtenido con una empresa de la que el actual consejero delegado, José María Tarragó, también es consejero, incluye una garantía sobre acciones de la firma, representativas de un 17,1% de la sociedad, equivalentes a 69 millones de euros.

Carbures revisión main slider

Desde Carbures consideran que “los cambios de criterios contables aplicados producirán un efecto muy positivo en las cuentas de 2015”. Este año la empresa andaluza espera obtener unas ventas de 118 millones de euros y un ebitda (beneficio bruto de explotación) cercano a los 13 millones de euros. ¿En qué se apoyan tales perspectivas? Fundamentalmente, en cuatro puntos que el propio auditor recoge en su informe: la ejecución de su contrato chino, que Airbus duplique sus pedidos de 2014, el aplazamiento de pagos con proveedores, acreedores y de deudas con administraciones públicas y la renegociación de vencimientos con la banca.

Otro de los aspectos que el auditor resuelve en su informe es el reconocimiento del ritmo temporal de los ingresos en el contrato chino logrado por Carbures. Uno de los puntos clave sobre la mesa ha sido si la firma andaluza se había imputado correctamente los beneficios obtenidos por un contrato que implica la venta de siete lineales a la empresa Shenyang Hengrui. La resolución es que hasta el 30 de junio del pasado ejercicio no se imputará importe alguno en los resultados y en las cuentas de final de 2014 se contabilizará el capital correspondiente a seis meses de actividad sobre los 60 que dura el contrato.

Dicho de otra forma, la sociedad comenzará a contabilizar ingresos a medida que vaya entregando los líneales a razón de 12,7 millones de dólares por unidad. Este criterio supone uno de los principales impactos en las cuentas del grupo que, en la formulación contable anterior, se había imputado 19,6 millones de euros como parte de este acuerdo. La nueva forma de contabilización también es relevante si se tiene en cuenta que el calendario de entrega de los lineales se extenderá durante 2015 y podría alcanzar la primera parte de 2016.

carbures main slider

La segunda gran incógnita, aparte del dictamen de PwC, era conocer cuándo volvería a cotizar Carbures en bolsa. Tras conocerse el informe del auditor, el MAB ha levantado la suspensión que mantenía vigente en la compañía desde el pasado 8 de octubre. Ese día los títulos de Carbures quedaron congelados en 5,32 euros.

Carbures, que en los últimos años ha sido una de las empresas bandera del MAB junto a Gowex, se encuentra inmersa en un proceso de “profesionalización de la gestión”, tal y como insisten desde la propia compañía. Este hecho ha llevado a la firma a hacer cambios en su cúpula directiva en el último trimestre, relevando a su presidente, consejero delegado y director financiero entre otros cargos. En la nota publicada este viernes, Carbures prefiere ver el vaso medio lleno. “Salimos limpios, ordenados y con las cuentas claras de la catarsis en la que la empresa ha estado inmersa desde el 8 de octubre”, aseguran. Ahora sólo queda refrendar los números en China para que los accionistas puedan tomarse las próximas uvas en paz.

Fuente: ElConfidencial