Opinión MAB: ¿Qué tipología de proyectos pueden ser exitosos en el Mercado Alternativo Bursátil?

Foto Jordi Rovira2 Jordi Rovira, Socio Director de Integra IMB[/caption] Opinión MAB por jordi Rovira, Mabia.es Founder. Seguimos a vueltas con el MAB. ¿Qué tipología de proyectos pueden ser exitosos en el Mercado Alternativo Bursátil? La empresa tiene que plantear un proyecto atractivo, internacional, con potencial de crecimiento, pero con un trackrecord y sobretodo un equipo que genere confianza. Necesitamos un proyecto atractivo y esto significa innovador. Sea en el sector que sea la empresa tiene que tener una mentalidad “disruptiva”. A la larga podrá tener éxito o no, pero el proyecto debe ser reconocible en su ámbito por ser un first in class. Gowex tenía el objetivo (y lo está consiguiendo) de ser el líder en tecnología wifi y conectividad para smart cities. Carbures se está convirtiendo en un referente en desarrollo y suministro de fibra de carbono, un material cada vez más utilizado en industrias tractoras como la automoción y la aeroespacial. Inkemia, busca ser un referente en el sector Bio, creando un círculo virtuoso des de la investigación básica hasta el mercado. Evidentemente cualquier empresa de mediana capitalización con unos números atractivos y un plan de expansión podría acceder al MAB, pero sin un proyecto innovador que genere valor dentro de la empresa y que la diferencie de la competencia, las perspectivas de ofrecer un retorno proporcional al riesgo que implica la inversión en cualquier compañía del MAB respecto al Mercado tradicional pueden ser escasas. Internacional. Cuanto más abiertos al mundo sean los proyectos y las empresas mucho mejor. Y no sólo nos referimos a las ventas, que efectivamente deben basarse en gran proporción en clientes internacionales. El mercado español necesita aún algunos años para coger fuerza. Hablamos de la internacionalización en todas sus facetas: la creación de filiales en mercados clave, la captación de talento internacional en el equipo humano de la empresa, la configuración de consejos asesores y “ojeadores” internacionales para estar muy cerca de las nuevas tendencias tecnológicas y de mercado, las alianzas estratégicas y joint ventures con partners de ámbito internacional… El potencial de crecimiento debe ser elevado. Si el plan de negocio se cumple la empresa tiene que crecer a una velocidad alta y el accionista debe tener un retorno mayor a medio plazo del que podría conseguir con empresas más maduras. Pero no todo debe basarse en la potencialidad de la empresa y el plan de negocio. De sobras es conocido que “el papel lo aguanta todo” y que basta con modificar algunas variables en una hoja Excel para convertir un proyecto razonable en un brindis al sol. Por tanto, la empresa debe llegar al MAB con una hoja de servicios lo más impecable posible. Tiene que poder enseñar logros e hitos conseguidos. Demostrar que ha tenido capacidad de innovar, de generar alianzas internacionales, de captar financiación y conseguir talento para sumarlo al proyecto. Demostrar que ha sido rigurosa en los números y que más que menos cumple los planes de negocio que se va proponiendo. Y que su estrategia está definida y es coherente y sostenible en el tiempo. En definitiva, la empresa tiene que poder demostrar que el MAB va a ser la palanca para empezar una etapa de expansión y consolidación de todo lo anterior que le permita evolucionar de categoría y acceder a proyectos de mayor tamaño y acelerar su crecimiento. El MAB no tiene que ser por el contrario, la solución de fracasos anteriores o a problemas de liquidez. Dentro de lo anterior, el Equipo es una parte fundamental de esta tipología de empresas. En general se mezcla dirección y propiedad al frente del proyecto, y esta puede ser una buena combinación desde el punto de vista de compromiso con el proyecto y conocimiento integral de todas las variables de la compañía. Pero debe evitarse en exceso la identificación del proyecto a una sola persona o el líder de la empresa. En este sentido, rodear al equipo directivo de nuevos miembros que complementen y suplan sus déficits (que siempre los hay) debe ser una tarea incluida en el plan de estructuración de la empresa en esta nueva etapa. Y si puede ser con talento humano de nivel internacional, mucho mejor.]]>