Reformas en Zinkia, ¿beneficio para Pocoyó?

zinkia pocoyo principalUna vez reformada su estructura financiera, Zinkia concluye otro episodio con la transformación de su gobierno corporativo, ahora ya presidido por el empresario Miguel Valladares, su accionista mayoritario. Este cambio, que ya estaba previsto desde hacía meses, deberá consolidar la nueva etapa de la productora de contenidos y trasladar el valor de la marca Pocoyó al mercado y, por supuesto, al inversor.

Con una participación de un 44,97% del capital de la compañía, Miguel Valladares fue nombrado presidente de Zinkia a la vez que cesó a José María Castillejo de sus funciones directivas en la compañía y de presidente del consejo. El fundador perdió el control de su propia compañía.

La gestión de Castillejo al frente de Zinkia había sido duramente criticada en ejercicios anteriores. Tras conocerse las ventas del año 2014, un 44% inferior que años anteriores, los accionistas calificaron públicamente al presidente incapaz de dirigir la sociedad. Cuando Zinkia entró en concurso de acreedores, también culparon a Castillejo de dificultar una propuesta anticipada y no conseguir una salida rápida de la crisis del grupo.

Durante estos tiempos difíciles, Valladares estubo dando los pasos necesarios para conseguir el control del capital de la compañía cotizada en el Mercado Alternativo.

Con la compra de las deudas de Castillejo contraídas con Bankia, y su posterior ejecución por impago, el empresario mexicano consiguió acumular un 33% del capital de Zinkia. El último traspaso de acciones, que permitió la toma de control de Valladares, estaba pendiente desde el día 2 de enero de este mismo año.

Actualmente, el 30,95% de las acciones de Zinkia en manos de Castillejo, a través de la sociedad JOMACA 98, se encuentran pignoradas. Si los hechos siguen el mismo camino, el fundador del grupo multimedia podría quedarse fuera de su propia compañía. A la vez, Valladares ha borrado de Zinkia la huella de su creador.

Reformas de Zinkia para una nueva etapa

Con la entrada de Valladares a la presidencia de ZinkiaAlberto Delgado fue incorporado como nuevo consejero delegado, y Angel-Martín Ortiz Bueno y Miguel de Blas Aritio como miembros del consejo de administración. Al mismo tiempo, se informó de la anulación de la comisión de nombramientos.

Zinkia volvió al parqué, después del concurso de acreedores, con beneficios. Multiplicó por 3 sus previsiones, aunque las desviaciones positivas fueron provocadas por los ingresos financieros, dónde se imputaron 3,1 millones de euros como consecuencia de compensación de créditos y su situación concursal.

Desde el punto de vista de la actividad de explotación, los ingresos del grupo se quedaron un 31% por debajo de los esperado, pero aumentaron un 4%, respecto el ejercicio 2014. Diversos proyectos que se preveían cerrar durante 2015, se vieron retrasado justamente por la situación excepcional de la compañía.

Entre los puntos del orden del día, incluidos por el nuevo consejo para la junta de junio, figuran cambios en el artículo relativo a la exclusión de negociación, la reorganización entre sociedades del grupo de las actividades de promoción y gestión comercial de licencias de ‘merchandising’, la transmisión de los medios materiales y humanos necesarios para que se puedan desarrollar dichas actividades desde la sociedad filial, íntegramente participada, ZNK Pacific, o cualquier otras Sociedad filial íntegramente participada por la firma.

Con estos cambios, el reto del nuevo órgano de gobierno es rentabilizar una marca conocida mundialmente, torpedeada por los problemas internos de su compañía.

Para obtener más datos de la compañía accede a la ficha de análisis de Zinkia