Análisis de resultados: Altia se toma un respiro

Altia cierra el primer semestre con un incremento de  beneficios, tras el impacto de redistribuir los ingresos, según sus líneas de negocio. El grupo tecnológico presidido por Constantino Fernández llegó a finales de junio con una cifra de negocio de 37,3 millones y 2,88 millones de euros de beneficios, un 28% más que el mismo período del año anterior.

Aunque el segmento de outsourcing y mantenimiento sigue siendo el pilar del grupo, el suministro de hardware y software ganó terreno durante el primer semestre. En el primero, la cifra descendió un 12,5%, mientras en el área de suministros la suma de 10 millones de euros de ingresos fue el resultado de una venta no recurrente a un cliente de referencia.

El resultado conjunto de estas alcanzó los 30 millones de euros, seguidos de la facturación por “Servicios Gestionados” (3,5 millones de euros), el “Desarrollo de Aplicaciones Informáticas” (3,1 millones de euros). En menor medida, están las actividades por “Consultoría Tecnológica”, “Implantación de Soluciones para Terceros” y “Soluciones Propias”.

La suma de estas entradas aporta a la compañía un incremento de su facturación de un 15,3%. No obstante, sin tener en cuenta la operación no recurrente en el segmento de suministros de hardware y software, las ventas habrían descendido un 13%. Como explica Ignacio Cabanas, director financiero de la compañía, esta operación desvirtúa los márgenes del grupo.

Resultados por Negocio 2016 Altia

Según el mismo Cabanas, 2016 se trata de un año de transición, afectado el contexto político de España. Este escenario que ha obligado a administraciones públicas y empresas privadas a retrasar decisiones para empezar nuevos proyectos.

Altia está aprovechando la coyuntura para realizar inversiones en capital humano y técnico. Está trabajando en contratos para proyectos de ciclo largo, además de la apuesta preferente para su oficina de Madrid, dónde ha cambiado su equipo directivo.

También ha diversificado su oferta, a nivel geográfico, a través de un contrato de 2,9 millones de euros en Chile. Según explicó el pasado mes de abril, Altia se comprometió con el Ministerio de Empleo de Chile a ofrecer su tecnología y conocimiento para el servicio de administración de la Bolsa Nacional de Empleo del país. Este contrato tendrá una duración de 48 meses, renovables por un período de otros 48 meses más en función del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo

La compañía está ganando músculo financiero, pues apenas cuenta con deuda en relación con su patrimonio neto, como se puede observar en la ficha financiera de Mabia. Aunque disminuye la producción, además de los márgenes brutos sobre ventas.

Esto podría propiciar la adquisición de una compañía. Probablemente una empresa complementaria con intereses en otro sector, fuera los tradicionales en Galicia, como el textil o la automoción. Desde la compañía no desmienten la posibilidad de ejecutar una operación corporativa, que podría sucederse durante el ejercicio 2017.

Tradicionalmente, las rentabilidades de Altia han estado por encima de los ratios del Mercado Alternativo. En el ejercicio 2015, su ROIC alcanzó un 45%, mientras que la rentabilidad del patrimonio (ROE) fue un 30,18% y la rentabilidad de los activos (ROA) un 19,1%. A la vez, su precio de mercado estaba en un rango atractivo, con un PER anual medio de 9,94 veces sus beneficios. O 6,66 veces su EBITDA.

Estos datos, junto con las características del negocio y la composición de su equipo, fueron puntos clave para la alta valoración del rating MAB de Mabia, en la últimas ediciones. Su puntuación la llevó en los primeros rangos de la clasificación, por delante del rating de MásMóvil.

A raíz de estos últimos datos, el rating de la compañía podría modificarse. En mercado, la cotización ya se ha visto alterado y se ha situado por debajo de los 16 euros, equivalente a 109 millones de euros de capitalización, aproximadamente. Lejos de máximos anuales. Sí la compañía en 2016 siguiera la linea de los últimos beneficios, su precio de mercado podría quedarse alrededor de las 20 veces.