Un año después de Gowex, el MAB sigue adelante

Gowex Mercado AlternativoLa madrugada del 6 de julio de 2014, hace exactamente un año, se publicó “el hecho relevante de la vergüenza”. Se podría bautizar así al documento de una página, que envió la empresa de comunicaciones Gowex al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), dónde se confirmaba el peor escenario imaginable. La empresa de wifi no era aquél milagro de la industria tecnológica, sino el resultado de manipulaciones contables y cuentas falseadas. Era el preludio de un año de cambios.

Hacía menos de una semana que la empresa liderada por Jenaro García aún era la estrella del parqué. Era la cotizada de moda que, con el crecimiento de sus resultados y la evolución exponencial del precio de sus acciones, también alentaba el aumento de todos los valores del mercado.

El informe de la sociedad de inversiones Gotham City Capital titulado “Let’s Gowex: La Charada Pescanova” truncó este sueño. Su informe abrió debates, algunos insultos hacia al tipo de análisis que presentó y a su operativa bajista, pero también dudas respecto Gowex. A la vista que sus inversores, también habían adquirido un estatus de fans incondicionales de la marca, la pregunta era muy seria:

¿Podía Gowex haber engañado a su público?

“La información publicada en el día de hoy de Gotham City Research LLC es rotundamente falsa”, informó Gowex el mismo 1 de julio, día de la publicación. Pero, abierta la caja de Pandora, era complicado solucionar con sólo palabras esta crisis. La cotización se desplomó un 46,21% y se negociaron 57,25 millones de euros en un solo día. Le siguió una suspensión de la cotización y, finalmente, la retractación de la compañía.

La desconfianza provocada por el “caso Gowex” no se quedó solamente en esta empresa, sino que se comprendió como un problema endémico del MAB. ¿Debían cambiar de mercado las compañías más capitalizadas para garantizar la confianza hacia sus inversores? ¿Era el Mercado Alternativo un mercado inseguro?

Los efectos de esta desconfianza se replicaron desde distintos ángulos. El Mercado pidió más explicaciones a los auditores, como en el caso Carbures. Los medios de comunicación aprovecharon el pesimismo bursátil para revisar en profundidad algunas cuentas que antes habían pasado desapercibidas, y hubo una tendencia general en no hacer distinciones entre negocios mal desarrollados y posibles fraudes.

Pero, ha pasado ya un año, y el Mercado Alternativo ha seguido su curso. Las ampliaciones de capital, en este ejercicio, han conseguido recaudar más de 13 millones de euros en recursos financieros para las empresas cotizadas. MásMóvil ahora es el grupo líder de esta bolsa, con una capitalización superior a los 200 millones de euros, seguido por Carbures y el grupo de comunicaciones Secuoya, que se ha revalorizado más de un 110% a lo largo de 2015.

En materia de auditoria, a pesar de las modificaciones estrictas, aún hay compañías que no tienen los deberes hechos. La Comisión Nacional del Mercado de Valores impuso la obligatoriedad, entre las compañías cotizadas, de disponer de una comisión de auditoría con el objetivo de incrementar la transparencia. En cambio, hay aproximadamente un 40% de empresas que aún tienen pendiente su formación.

El auditor, en algunas situaciones, tampoco es la solución. Aunque la contratación de un big four aleja los viejos fantasmas de Gowex – uno de los objetivos del análisis de Gotham City -, tampoco es garantía de cuentas impolutas. Un ejemplo son las salvedades que presentan las cotizadas, que van totalmente en contra de las indicaciones de su propio auditor y son la entrada a posibles modificaciones contables.

Más allá de desconfiar de las empresas existentes, las ofertas de nuevas compañías han dado otro cariz al mercado. Cuatro nombres distintos han hecho su debut en el parqué desde el hecho relevante de Gowex: La empresa de rodamientos NBI Bearings, Only Apartments, Euroconsult, Home Meal, está el futuro estreno de Grenergy e, incluso, un proceso de spin-off (Neol), son las novedades que han dado profundidad a esta bolsa. Con más negocios que representan a más sectores, desde placas solares a franquicias de restauración.

El 6 de julio del año pasado, quizás los inversores se sintieron únicos y defraudados; se encontraron con una empresa que les había engañado, en un mercado con algunas brechas que parecían no tener solución.

Gotham City presentó hace unos meses un análisis similar de Endurance International Group (EIGI), compañía listada en el Nasdaq de la bolsa de Estados Unidos. En este caso, no se desató el pánico. La empresa sigue cotizando alrededor de los 20 dólares la acción, no demasiado lejos de los 23 dólares de antes de la presentación del informe y aún nadie se ha retractado.

Seguramente, algunos inversores de EIGI también se sintieron defraudados el día de la publicación de Gotham. Pero, al contrario que en el MAB, las dudas alrededor de Wall Street no se propagaron. Ni tampoco se han hecho eco las dudas alrededor de los altos precios del sector tecnológico, la misma industria dónde trabaja EIGI.

Si se siguiera el mismo patrón que hace un año en España, algunos inversores ahora se estarían preguntando: ¿debería Amazon dejar de cotizar en el Nasdaq, porque EIGI es un presunto fraude?